Seleccionar página

El Tribunal Supremo no solo da malas noticias para los administrados, y es que el mes pasado dictó una sentencia verdaderamente interesante para gran cantidad de familias, y que puede que haya pasado inadvertida para algunas y algunos.

El litigio sobre el que se pronunció, se centraba en determinar si debe tributar en el IRPF el dinero que los padres y madres perciben a raíz del parto, en concepto de prestación por maternidad.

irpf-maternidad

Hasta ahora, al hacer la declaración de la renta, la prestación por maternidad tributaba en concepto de “rendimiento del trabajo”, de idéntica manera que el salario que una empresa paga a uno de sus trabajador. Esto se traduce en que una parte de la prestación se la lleva hacienda.

Para más inri, en muchos casos aparece un inconveniente añadido. Al cubrir la solicitud, es harto frecuente que la casilla de retención quede en blanco, o con porcentaje cero. En estos casos, hacienda no practicará ningún tipo de retención, y el sujeto en cuestión va a percibir el importe íntegro, como si se tratase de un salario bruto. El problema llega cuando se solicita el borrador, y aparece la “sorpresa” en forma de cantidad a pagar.

Esta situación fue muy cuestionada desde un punto de vista jurídico, por cuanto se explica a continuación.

¿Qué dice la Ley?
Si buscamos en la Ley reguladora del IRPF cómo tiene que tributar la prestación de maternidad, encontramos que el artículo 7.h dice que están exentas las “prestaciones públicas por nacimiento, parto o adopción múltiple, adopción, hijos a cargo y orfandad.”

A priori, parece claro que está exento, y que por tanto, no deberíamos pagar impuestos por esta renta. Sin embargo, en el párrafo siguiente dice que “también estarán exentas las prestaciones públicas por maternidad percibidas de las Comunidades Autónomas o entidades locales.”

El hecho de que en un párrafo se hable de “nacimiento” y “parto”, mientras que en el siguiente se hable de “maternidad” da lugar a dos interpretaciones posibles:

1ª La que más gusta: El primer párrafo dice que están exentas las prestaciones por nacimiento o parto en sentido amplio, es decir, independientemente de cual sea la administración que las pague. En el siguiente párrafo, se estaría concretando que las pagadas por las Comunidades Autónomas y las entidades locales también se incluyen en la exención.